El beneficio de Jordan

Spread the love

Fuente http://espndeportes.espn.go.com/news/story?id=1873835&s=bas&type=story&fb_source=message

En la comparación recurrente, James puede haber tomado alguna ventaja

Los tiros de triple de Michael Jordan eran flojos – excepto en la época en que la línea era más corta.

Luego de asegurarse dos premios consecutivos al JMV en las finales de la NBA, LeBron James finalmente está logrando comparaciones con Michael Jordan que de hecho son favorables. En teoría, el tiempo está del lado de James, por ser menor de lo que era Jordan cuando sus Bulls aplastaron a los Portland Trail Blazers para ganar su segundo título. Después de todo, si Jordan pudo mantenerse productivo hasta sus 30 años, entonces LeBron debería ser bendecido del mismo modo. Parecería que James está en camino de igualar o eclipsar el absurdamente alto nivel de juego de MJ en estos años próximos, sin ninguna pausa para jugar al béisbol que le baje el ritmo. La batalla ha comenzado.

Pero esto no es exactamente una batalla generacional justa. A diferencia de MJ, LeBron no está obteniendo un regalo gigante y sancionado por la liga.

A comienzos de la temporada 1994-95, en respuesta a temores ante una caída en sus anotaciones, la NBA pasó de una línea de triples que se extendía por 23 pies y 9 pulgadas a una que tenía 22 pies. La famosa frase de «seguro que fueron las zapatillas» no ayudaron a explicar el genio deportivo de Jordan, pero un par de pies realmente ayudaron a su producción.

Hay quienes recuerdan cómo un MJ ya crecido se mantenía en la cima al refinar su juego de poste, pero a menudo se ignora que las hazañas de la parte tardía de su carrera tuvieron mucho que ver con el hecho de que la línea de triples migre al rango de tiro de Jordan. Por razones que seguramente se me escapan, algunos jugadores son super precisos desde el rango medio pero son débiles desde uno o dos pasos más allá. Jordan fue uno de esos tipos. El tiro menos eficiente del básquet, el tiro en salto desde la distancia, fue ridículamente eficiente bajo el mando de Jordan, indeleblemente cuando era lanzado sobre el pobre Craig Ehlo o Bryon Russell.

 

Pero en lo que hace a triples no tenía un dominio tan digno de Jordan. En temporadas en las cuales jugó con el triple de mayor distancia, Jordan lanzó un horrible 28 por ciento desde el rango largo. Con esto en mente, es fácil ver por qué se encogió de hombros en esa famosa escena después de encestar seis triples en el Juego 1 de las Finales del 1992. En aquella temporada, el mejor jugador del deporte había promediado 0.3 triples encestados por partido con aciertos del 27 por ciento.

Cuando regresó al básquet desde el diamante de béisbol para ver el nuevo arco de triples acortado al final de la temporada 1994-95, el tiro de distancia de Jordan fue casi lo único que anduvo bien durante 17 juegos de temporada regular y su subsiguiente salida de los playoffs. Su marca del 50 por ciento en triples en esa temporada presagió cómo un Jordan más mayor y más asentado podría llegar a dominar tras un verano de ajustar sus habilidades para cumplir con las nuevas reglas.

Regresó aquel otoño y, a sus 32 años, tuvo una de sus mayores temporadas. No solamente ganó 72 partidos con su equipo, sino que MJ logró su temporada de aciertos más eficiente en cinco años mientras se alzaba con su segunda mejor marca de victorias. Fue menos potente dentro del arco y menos explosivo bajo el aro. Pero encestó un tremendo 42.7 por ciento desde la línea de 3. Una temporada más tarde, el todavía buen porcentaje de aciertos de Jordan con 37.4 por ciento en triples aumentó números que ya estaban decayendo.

De los 581 triples totales en juegos de temporada regular anotados por Jordan en su larga carrera, 238 llegaron en las dos temporadas en que jugó con la línea corta (1.3 triples por partido con la línea acortada, y 0.39 con la línea larga). Hay que darle crédito al mejor jugador del mundo por ser astuto. Cuando la línea de triples retrocedió, salió al ataque conectando tiros desde la distancia más frecuentemente al tiempo que conectaba 40 por ciento de sus triples como Ray Allen. Jordan conocía sus fortalezas y sus límites. Sabía que era mortífero desde los 22 pies y bastante poco acertado desde los 23 pies.

 

Quizás el mayor testamento al gran juego de Jordan fue su habilidad para perseverar luego de que la NBA le quitara esa ventaja. La NBA revirtió a la vieja línea de triples en la temporada final de los Bulls con Jordan, y sus tiros sufrieron el cambio. Aunque redujo sus intentos desde la distancia significativamente, encestó apenas 23.8 de sus triples y sufrió una caída en eficiencia de anotaciones. A pesar de eso, y a pesar de que Scottie Pippenjugó 44 partidos solamente, y que Jordan cumplió 35 años peleado amargamente con la gerencia, los Bulls se las arreglaron para ganar 62 partidos y eventualmente el título. Jordan tuvo una tremenda defensa y también logró suficiente ofensiva como para lograr el triunfo general.

Pero nada de esto sirve para decir que Jordan lo tuvo fácil o que el cambio de reglas explica completamente el éxito tardío de su carrera. Es más para ejemplificar que las reglas influyen en cómo o qué hace un jugador, incluso un jugador que parece más grande que el juego mismo.

También sería divertido considerar lo que LeBron podría hacer con un arco de 22 pies. La temporada pasada, según NBA.com/stats, LeBron encestó aproximadamente el 52 por ciento de sus triples desde el rango de los 22-24 pies (él siempre ha sido mejor cuando está más cerca del aro, por ejemplo desde los rincones, al tiempo que de todos modos siempre ha encestado más triples). Imaginen las temporadas que LeBron podría tener con un jardín más chico, para usar un término del béisbol. Podría hacer que la mejor temporada de Michael de todos los tiempos luzca floja en comparación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Facebook Comments Box

Notimundo

Instituto Dominicano De Periodismo (IDP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.