Estresado

Spread the love

La crisis económica de Eslovenia.La lucha por evitar un sexto rescate de la eurozona alcanza el clímax

El gobierno de Eslovenia, insiste Alenka Bratusek, primer ministro desde hace ocho meses, puede organizar las finanzas de su país sin tener que recurrir a un rescate de la eurozona y del FMI. Habiendo visto las duras condiciones impuestas a los anteriores rescatados, ella está decidida a que Eslovenia establezca su propio curso de acción y dice que su gobierno puede llevar a cabo las reformas necesarias por su cuenta.

Si ella tiene razón será revelado pronto. A principios de diciembre una auditoría independiente y pruebas de estrés de los bancos con problemas del país, divulgarán qué tan cortos de capital están. A diferencia de Chipre, que esta primavera se convirtió en el quinto estado de la eurozona en pedir rescate, Eslovenia tiene una relativamente pequeña industria bancaria, con activos por un valor alrededor de 130% del PIB comparado con el de los bancos chipriotas de 800%. Pero esto no es consuelo ya que los tres bancos más grandes de Eslovenia están en quiebra y se mantienen operando solo debido a las perspectivas inminentes de recapitalización.

La difícil situación de los bancos surge de las crecientes pérdidas en sus préstamos. Entre mediados de 2012 y de 2013, la relación de los préstamos en mora y el total subió de 13.2% a 17.4%, que es el nivel más alto de la eurozona después de Grecia e Irlanda (ver gráfico). Las deudas incobrables han sido incurridas predominantemente a través de préstamos a negocios. Las empresas de Eslovenia están agobiadas por deudas, que son particularmente altas en relación al capital.

Solo el Estado puede proveer los fondos necesarios para recapitalizar a los bancos. Desea que ellos transfieran una gran parte de sus préstamos incobrables a un «banco malo» administrado por el Estado, por mucho menos de su valor original. El gobierno entonces tapará el agujero que esto deje en los estados de situación de los bancos.

Pero eso será caro. Los €1.2 mil millones ($1.6 mil millones) que el gobierno ha reservado para estos fines es considerado por muchos como inadecuado. Los mercados de bonos, en general, le han dado un trato frío a Eslovenia durante dos años. En consecuencia tuvo que recurrir a maniobras poco usuales, tales como tomar prestado en dólares en lugar de euros. Aun cuando la deuda pública está por debajo del promedio de la eurozona, esta ha aumentado de 22% del PIB en el 2008 a 63% este año. El FMI ha estimado que la recapitalización de los bancos podría aumentar la deuda pública en 11% más del PIB.

En este sentido Eslovenia es un caso clásico del problema que ha plagado otras partes de la eurozona: el vínculo entre bancos débiles, que los gobiernos terminan recapitalizando a un alto costo, y finanzas públicas débiles. Fueron las severas crisis bancarias las que empujaron a pedir ayuda a Irlanda y España al igual que a Chipre.

Pero la situación de Eslovenia también surge de su historia. Ha sido más lento en desmantelar la propiedad estatal que otros países europeos que fueron comunistas. Más notorio, los tres bancos más grandes todavía son controlados por el estado.

Eso ha resultado en un enredo de relaciones entre empresas estatales, algunas dentro del sector financiero y algunas fuera de este. Bostjan Jazbec, el gobernador del banco central, llama a este sistema defectuoso de gobierno corporativo el «pecado original» del país.

Explica él, que los eslovenos pensaban que había una tercera forma entre una economía de planificación centralizada y una orientada al mercado. Los gobiernos anteriores, quizás arrullados por la relativa prosperidad de Eslovenia, se resistieron a la privatización. En parte como resultado, Eslovenia también ha fracasado en atraer inversión directa extranjera que estimula el crecimiento, que es mucho más baja como participación del PIB que en países comparables.

Se están haciendo reformas para arreglar el desorden. El gobierno está amalgamando sus diversas participaciones en bancos y otros negocios, que son mantenidos de manera directa e indirecta a través de fondos. El próximo año identificará las tenencias que son consideradas «estratégicas», con la intención de diversificar las que no lo son. Ya 15 empresas han sido privatizadas. Y cambios en insolvencia, incluyendo un nuevo procedimiento fuera de los tribunales, facilitará la disminución de las deudas mediante acuerdos como el intercambio de deuda por capital.

Estas reformas son importantes en cuanto al fondo, pero son además una señal importante de decisión política. La apreciación del mercado de la determinación del gobierno será crucial en las próximas semanas. Si la cantidad requerida para recapitalizar los bancos luce lo suficientemente creíble para restaurar su solvencia y suficientemente factible para que el gobierno la financie, entonces las cosas podrían resultar como desea Bratusek. La confianza podría restaurarse, permitiendo a Eslovenia recuperar un acceso más regular y menos costoso a los mercados de bonos.

Pero la economía continúa cayendo. Este año el PIB caerá en 2.7%, con lo que la disminución acumulada desde el 2008 será de 11%, igual que Chipre, y superada en la eurozona solo por el preocupante 23% de Grecia. Junto con Chipre, Eslovenia es el único país de la eurozona cuyo pronóstico por la Comisión Europa es que permanecerá en recesión en el 2014, cuando se espera que la producción caiga un 1% más. Tan deprimente desempeño amplificará tanto los préstamos incobrables como la tensión en las cuentas del gobierno, sea cual fuere el resultado de la auditoría del próximo mes.

El FMI ha estimado que la recapitalización

de los bancos podría aumentar la deuda

pública en 11% más del PIB.

 

 

Publicado por Juan Jose Ureña Breton

Facebook Comments Box

Notimundo

Instituto Dominicano De Periodismo (IDP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.