Estupideces de Joseph Harold Pierre sobre la invasión haitiana de 1822

Spread the love

Es bueno aclarar que no pertenezco a ninguna pandilla política en República Dominicana, soy un intelectual con ideas propias y no respondo a ningún grupo haitianista ni mucho menos antihaitiano como existe en este país.

ESTADOS UNIDOS.- Siempre oí  a mi madre Águeda Cruz Polanco, una de las tantas Úrsula que hay y que ha habido en este Macondo caribeño, decir que “mientras más uno vive más cosas escuchas y que a veces éstas parecen bolsas” y es que esas generaciones de principios de siglo veinte muy raro se equivocaran.

Señalo esa cita porque el Señor Joseph Harold Pierre de la elite haitiana retuerce y manipula la historia pudiendo confundir al más preclaro de los dominicanos y ¿Qué diría el Padre de la Historia Dominicana Don José Gabriel García de todas estas barrabasadas que expresa este señor en su artículo de marra titulado “Contra los disparates del sacerdote Francis Haver sobre el “dominio haitiano” en Santo Domingo”?

Este caballero utiliza términos muy despectivos para referirse al sacerdote católico haitiano Francis Haver, quien presta servicios religiosos en Boca Chica, República Dominicana, éste expresa que el sacerdote no pertenece a la elite haitiana porque nadie lo conoce, ya que preguntó en la pastoral haitiana y llega a poner en duda el estatus canónico del sacerdote.

El sacerdote Haver en una homilía expresó: “En la historia yo estudiaba que los haitianos ocuparon a la República Dominicana por 22 años; ahora todos los haitianos deberían estar hincados de rodillas y pedirle perdón a los dominicanos, porque durante 22 años mantuvieron el país en el atraso y eso impidió que el país estuviera más avanzado.”

Cito la homilía para que el lector tenga una idea de donde proviene el artículo publicado por Joseph Harold Pierre en el digital www.acento.com.do el 22 de julio de 2012.

Definitivamente que esas expresiones del sacerdote cayeron mal en la elite haitiana y Harold Pierre sale al ruedo a representar los intereses de su gente.

Este señor persigue un objetivo fundamental y es la defensa y justificación de la invasión haitiana, el 9 de febrero de 1822, dirigida por Boyer pero sorpresa el nombre completo de Boyer era Jean Pierre Boyer o sea que estamos al frente de una familia defendiendo a un miembro de su familia.

Nos vamos dando cuenta la razón de Joseph Harold Pierre el querer manipular la historia defendiendo a Jean Pierre Boyer, además éste señala que Pierre Boyer le hizo un favor a la parte Española invadiéndola porque creo la clase media y la agricultura, ambas cosas son muy falsas, ya que cuando se produce la invasión haitiana ya existía clase media, agricultura, ganadería y explotación maderera.

Joseph Harold Pierre no quiere recordar que cuando Pierre Boyer invadió La Española lo primero que hizo fue cerrar la universidad por los veinte y dos años de invasión, pues parece ser que el sacerdote Haver tiene razón cuando dice “durante 22 años mantuvieron el paísen el atraso y eso impidió que el país estuviera más avanzado.”

Señor Joseph Harold Pierre de qué manera podía haber avance en un país dirigido por una persona como su familiar con una mente tan atrasada como Jean Pierre Boyer, quien no permitía que los blancos fueran propietarios de tierra, una manifestación de puro resentimiento que no favorece a ninguna sociedad.

Por otro lado, Harold Pierre habla de José Núñez de Cáceres que recibió a Pierre Boyer entregándole la llave de la ciudad y sin tirar un tiro llega su familiar a La Española, que coincidencia Núñez de Cáceres declara la Independencia Efímera el 1 de diciembre de 1821 y Pierre Boyer invade, el 9 de febrero de 1822 con 12,000 soldados, un pueblo que no tenía ejército.  Es bien sabido que Pierre Boyer utilizó la estratagema con seguidores suyos de hacerle ver a Núñez de Cáceres, sin éste saberlo, que era viable el proyecto de independencia por esa razón entró con facilidad a La Española sin tener problemas con España cosa que él evitaba.

Señor Joseph Harold Pierre su familiar Jean Pierre Boyer perseguía que pensaran que La Española representaba un peligro para la Independencia de Haití, ya que ésta pertenecía a Francia pero esto no era cierto por la razón de que él sabía que España por medio del Tratado de París en 1814 había recuperado la posesión de la parte Este de la isla.

Harold Pierre cuestiona la inteligencia de los dominicanos en su búsqueda de manipular la historia con el marcado propósito de encubrir la verdad de la invasión haitiana a La Española.

Pierre Boyer no tenía otro propósito que robarse las tierras de La Española, con dicha estratagema éste viene a salvar la independencia haitiana, ya que con la invasión el presidente haitiano va a resolver el problema de la tierra con sus generales a quienes tenía que darle tierra y en Haití no había tierra para distribuir.

Bosch manifiesta: “Pero Boyer tenía ante sí dos conflitos: no podía pensar en restaurar la gran propiedad en el Sur de Haití porque eso podía provocar un levantamiento masivo de los pequeños propietarios, antiguos esclavos convertidos por Petión en propietarios; no era partidario de dividir las grandes propiedades del Norte, donde había gobernado Henri Cristóbal, y sin embargo tenía que darles tierras a los oficiales soldados de Cristóbal si quería conservarlos a su servicio y mantener la paz en esa región.  Boyer no expresó ese conflicto en palabras, pero lo puso de manifiesto claramente con sus actos de gobernante, y uno de ellos fue la ocupación de la parte dominicana de la isla.”  Bosch, Juan.  Composición Social Dominicana – Historia e Interpretación-, pág. 222, vigésima edición, editora Alfa y Omega, Santo Domingo 1999.

Bosch agrega: “Había una solución para esos conflictos simultáneos e irreconciliables: ocupar las tierras del Este.  Tan pronto como Boyer tomó conciencia de que la solución se hallaba por ese camino comenzó a organizar la incorporación del Este a Haití.  Hay una carta dirigida a Boyer por un dominicano llamado José Justo de Sylva, fechada en Santo Domingo el 8 de enero de 1821, publicada por el doctor Jean Price-Mars en su libro “La República de Haití y la República Dominicana”, edición en lengua española 1953 (Tomo I, pág. 115-6), que es un documento probatorio de que por lo menos desde el año anterior -1820- Boyer andaba en manejos para incorporar nuestro país a Haití; de manera que para el presidente haitiano resultó una bendición del cielo que don José Núñez de Cáceres proclamara el 1ro. de diciembre del 1821 el establecimiento de un Estado independiente en la antigua parte española de la isla, puesto que eso le ofreció la oportunidad de avanzar hacia el Este sin entrar en conflictos con España.”  Obra citada, pág. 225.

Según el señor Joseph Harold Pierre no existía ningún interés en las tierras de La Española entonces caballero ¿Cómo usted explica las continuas invasiones haitianas después de la Independencia Dominicana?

A saber: el General Charles Hérard es derrotado por los revolucionarios dominicanos en la Batalla del 19 de marzo de 1844 en Azua.

El General Jean-Louis Pierrot es derrotado por los revolucionarios dominicanos en la Batalla del 30 de marzo de 1844 en Santiago.

El 10 de mayo de 1845 Jean-Louis Pierrot vuelve a invadir la República Dominicana por diferentes puntos y su ejército es derrotado, al mismo tiempo, por los revolucionarios dominicanos en la Batalla de Cachimán, Batalla de la Estrelleta, y Batalla de Beler.

El General Faustino Soulouque, auto proclamado emperador, es derrotado el 22 de abril de 1849 por los revolucionarios dominicanos en la Batalla de El Número y Batalla de Las Carreras.

Faustino Soulouque invade de nuevo por tres puntos diferentes la República Dominicana, el 1 de diciembre de 1855, por Dajabón, Las Matas de Farfá y Neiba.  Soulouque es derrotado en Las Matas de Farfán por los revolucionarios dominicanos en la Batalla de Santomé.  El General Garat es derrotado en Neiba en la Batalla de Cambronal y en Dajabón los haitianos son derrotados en Las Batallas de Sabana Larga y Jácuba.

Después de estas últimas batallas los Cónsules de Inglaterra, Francia y España le exigieron a Haití terminar de una vez y por toda con el relajo de las invasiones a la República Dominicana y de esta manera se frena el interés de Haití en subyugar a la República Dominicana.

Por otro lado el señor Harold Pierre hace mención de la universidad que Leonel Fernández construyó con dinero del pueblo dominicano para la elite haitiana, ya que los hijos del pueblo haitiano no tienen derecho ni siquiera de hacerse bachilleres mucho menos ir a una universidad, con esto Leonel Fernández pone una vez más de manifiesto su odio hacia los pobres porque los pobres de Haití lo que necesitaban y necesitan es un hospital y la elite que construyera su universidad pero el señor Fernández buscaba conquistar la elite haitiana para luego él obtener con facilidad las contratas de reconstrucción de Haití.

Señor Joseph Harold Pierre, ahora llega a mi mente algo que para esa ocasión dijo uno de sus diputados poniendo en boca de Juan Pablo Duarte Díez cosa que nunca expresó sobre indivisibilidad de la isla para que ese diputado conozca sobre historia de Haití y usted le busque una explicación a la expresión del Presidente Jean-Louis Pierrot: “Yo no renunciaré jamás a la indivisibilidad del territorio haitiano.”  Para el anciano Presidente Pierrot el “territorio haitiano” no era más que toda la isla.

Señor Harold Pierre usted le hace una serie de preguntas al sacerdote Haver sobre los corruptos funcionarios dominicanos y sus aliados, y entonces le pregunto a usted ¿Dónde estaba usted en 1996 cuando Leonel Fernández creo el mediocre “Frente Patriótico” un movimiento antihaitiano tratando de cerrarle el paso al Dr. José Francisco Peña Gómez?

Hoy usted está con esa gente porque a la elite haitiana a la que usted pertenece le conviene conseguir la aprobación del Tratado Bilateral para sus pingues beneficios.

Joseph Harold Pierre no deseo terminar sin recordar a ese insigne Presidente haitiano, de los años de 1860, General Geffrard, quien apadrinaba un comercio gigantesco en la zona fronteriza con el objetivo de producir una invasión pacifica hacia la República Dominicana.

Señor Harold Pierre no piense que se me ha olvidado lo más trágico y doloroso de todo este trajinar histórico, en una cosa estoy de acuerdo con usted y es muy cierto que la élite haitiana no debe pedirle perdón a los dominicanos.  Ustedes deben devolverle las tierras que el Presidente Jean-Louis Pierrot le robó a la República Dominicana cuando invadió el 10 de mayo de 1845 y el 17 de junio con el regimiento haitiano de la Marmelade desalojó de la plaza al Coronel Valentín Sánchez para apropiarse de los pueblos de San Rafael, San Miguel de la Atalaya, Las Caobas, e Hincha (pueblo donde nacieron Pedro y Ramón Santana Familia en 1801).  Es importante recordar que Jean-Louis Pierrot con esa acción violentó el Tratado de Aranjuez entre Francia y España del 3 de junio de 1777 por el cual se fijó la frontera entre ambas colonias.

Hoy Haití está dividido en diez departamentos, lo que se llama provincia en República Dominicana.  La parte Sur del Departamento Norte, la parte Sur del Departamento Noreste y todo el Departamento Central son territorios dominicanos.  Por suerte para la República Dominicana que de acuerdo con el señor Joseph Harold Pierre la invasión no fue para robarse las tierras de La Española.

Es bueno aclarar que no pertenezco a ninguna pandilla política en República Dominicana, soy un intelectual con ideas propias y no respondo a ningún grupo haitianista ni mucho menos antihaitiano como existe en este país.  Como humanista me angustia el dolor del pueblo haitiano y como permite este pueblo que la basura política lo manipule a su antojo, así como me angustia el dolor del pueblo dominicano y como ha permitido este pueblo que la basura política dominicana lo manipule.  Mientras estos dos pueblos no despierten de ese letargo esas dos basuras políticas los seguirán pisando.

Domingo Pérez

Profesor Universitario

Romanticanoche50@gmail.com

Cranston, RI

Estados Unidos

Facebook Comments Box

Notimundo

Instituto Dominicano De Periodismo (IDP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.