Japón y Corea, opción atractiva para los sin espacio en la MLB

Spread the love

SANTO DOMINGO. Cuando Domingo Martínez entendió que no conseguiría el Sueño Americano de un beisbolista en los Estados Unidos de establecerse en las Grandes Ligas, en 1997 tomó un vuelo de 13,200 kilómetros hacia el Lejano Oriente, y encontró estabilidad y dinero en Japón. Desde entonces, más de 40 criollos en condiciones similares al ex inicialista han emprendido la aventura nipona.

Cuando la temporada 2014 de la Nippon Professional Baseball (NPB) comience el 26 del corriente mes, por segundo año en fila, el número de dominicanos cobrando en yen establecerá otra marca.

Un total de 12 quisqueyanos figuran en las nóminas de seis de los 14 equipos que integran el máximo circuito del Imperio del Sol Naciente, tres más que los que iniciaron la pasada temporada. Además, tres jugadores figuran en las escuadras de desarrollo.

A este grupo se suman Yamaico Navarro, Jairo Asencio, Radhamés Liz y Félix Pie, que ya juegan la pretemporada en la liga de Corea del Sur. Probado en las ligas invernales, con escasa perspectivas en el Big Show, que no hayan ganado gran dinero y dispuestos a aceptar contratos llenos de incentivos por desempeño. Es el perfil que buscan los cazatalentos asiáticos que llegan al béisbol caribeño en octubre, y que cada vez más son mal vistos por ejecutivos y fanáticos, ya que un fichaje para la tierra de Toyota y Sony representa un abandono antes de que concluya el torneo doméstico.

Los casos de Yamaico Navarro, Anderson Hernández y Jairo Asencio con el Licey o el de Mauro Gómez con el Escogido en el pasado torneo pueden refrescar la memoria a quienes lo han olvidado.

Rainel Rosario, Leandro Mella, Abner Abreu y Porfirio López fueron firmados por equipos de las Grandes Ligas entre los años 2006 y 2008. Ninguno superó la división doble A, y son desconocidos en la liga dominicana, pero el cuarteto fue reclutado por equipos japoneses para la próxima estación.

Estos jugadores tienen más vivos los casos de Tony Blanco, Esteban Germán, Wily Mo Peña y Héctor Luna, que en el pasado reciente se establecieron en la liga en que Ichiro y Tanaka se dieron a conocer al mundo, y han visto crecer sus ingresos.

Luna, de 34 años, pasó por 11 organizaciones y estuvo en la agencia libre nueve veces desde que firmara para el profesionalismo en 1999 con los Indios. Su mayor salario lo recibió en 2007, US$408,300 con los Azulejos. Antes de la campaña pasada pactó con Chunichi por US$400 mil, pero gracias a una temporada de .350 y 51 remolques en 85 juegos consiguió un pacto de US$4 millones por dos años.

Así, Navarro y Pie prefirieron pájaro en mano en Corea que 100 volando en la Gran Carpa, que era lo que representaba la invitación a los campos de entrenamientos fuera de roster.

En los Dragones de Chunichi el español será el segundo idioma. Allí estarán Daniel Cabrera, Nelson Payano, Hernández, Luna y Alexis Gómez. En Yokohama DeNa jugarán Jorge Sosa y Blanco, en Hanshin Tigers estará Mauro Gómez. Carlos Rosa vestirá la franela de Chiba Lote Mariners, en Orix Buffaloes estarán Germán y Wily Mo Peña, mientras que en Hiroshima Toyo Carp jugará Rainel Rosario.

Desde que Julio Linares aterrizó en suelo japonés y se uniformó con los Taiyo Whales, en 1971, un total de 86 jugadores nacidos en el patio han jugado en la considerada segunda liga de mayor nivel en el planeta.

 

 

 

 

 

Publicado por Juan Jose Ureña Breton

Facebook Comments Box

Notimundo

Instituto Dominicano De Periodismo (IDP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.