Kaitlyn Farrington festeja debut olímpico con un oro; Queralt no pudo sacar la espina

Spread the love

ROSA KHUTOR, Rusia.– La estadounidense Kaitlyn Farrington, de 23 años, festejó su debut olímpico con un título en la prueba de ‘halfpipe’ de snowboard de los Juegos de Sochi, disputada en el ‘Extreme Park’ de Rosa Khutor, donde sorprendió a las favoritas y se colgó al pecho el oro.

Farrington, que iba segunda tras la primera manga de la final, que dominó su compatriota Hannah Teter -con 90,50 puntos, 4,75 más que ella- y que fue cuarta al final; bordó su segunda bajada y mejoró su puntuación hasta 91,75, para suceder en el palmarés olímpico a la australiana Torah Bright, ganadora hace cuatro años en Vancouver.

Bright, que también mejoró su actuación de la primera manga y sumó 91 puntos en la segunda, con lo que aseguró la plata, en una prueba en la que seis jueces valoran la altura y la calidad de los saltos, los giros y los trucos que las participantes hacen sobre una pista semi-cilíndrica o de medio tubo.

Que en el caso del parque extremo de Rosa Khutor, sede de las competiciones olímpicas de los Juegos de Sochi fue de 190 metros de longitud, con una pendiente del 84 por ciento y un ancho de 21.

Otra estadounidense, Kelly Clark, campeona olímpica hace doce años en Salt Lake City’02 (Estados Unidos), que venía de ganar por cuarto año consecutivo la prueba de los X Games y, sobre el papel, partía como clara favorita, se tuvo que conformar con repetir el bronce logrado hace cuatro años en los Juegos de Vancouver.

Clark, que había fallado en su primer intento no se dejó llevar por la presión, en una prueba en la que sólo cuenta la mejor de las dos valoraciones. En la segunda bajada recibió una puntuación de 90,75 y se convirtió en la primera ‘rider’ en ganar medallas en tres Juegos diferentes.

La española Queralt Castellet no pudo sacarse la espina clavada en los Juegos de Vancouver, hace cuatro años, donde partía entre las favoritas y acabó en el hospital.

En la prueba disputada aquel día en Cypress Park, Queralt -la más joven del equipo español en los Juegos de Turín’06 (Italia), con 16 años, y que en Sochi ha sido olímpica por tercera vez-, que se había clasificado de forma directa para final con la tercera mejor puntuación, se cayó mientras se ejercitaba antes de la misma.

Al golpearse la cabeza y haber perdido la consciencia durante unos segundos, como medida preventiva, los jueces no la dejaron competir. La ‘rider’ de Sabadell (Barcelona) fue obligada a subirse en una ambulancia y fue evacuada a un hospital de la capital de la Columbia Británica para ser chequeada.

Queralt sabía que podía desquitarse y hoy pasó con la segunda mejor puntuación a la final. Con sólo 1,75 puntos menos que los 93,25 que sumó Clark, la mejor en la ronda de clasificación.

En la final, la barcelonesa estaba bordando su ejercicio, pero en el último de sus siete trucos quiso cambiar su salida para caer algo más arriba, y se quedó algo retrasada, por lo que acabó tocando el suelo con la mano y su puntuación se quedó en 61,75, que le supuso el séptimo puesto provisional.

En la segunda, no sólo no mejoró, sino que al final se tuvo que conformar con el undécimo puesto final, en una jornada triste para el deporte femenino invernal español, que también esperaba mucho de la andaluza Carolina Ruiz, que se salió en el descenso, la prueba reina del esquí alpino y que por la noche acudió a Rosa Khutor a presenciar la prueba en la que Farrington llegó y besó el santo.

Teter bajó tres puestos ya que no mejoró sus 90,50 y de liderar la prueba se quedó con el desagradecido cuarto puesto, por delante de la japonesa Rana Okada (85,50) y de la china Xuetong Cai (84,25), que también se llevaron a casa un diploma olímpico.

 

 

 

Publicado por Juan Jose Ureña Breton

 

Facebook Comments Box

Notimundo

Instituto Dominicano De Periodismo (IDP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.