La Ley Antitrujillista va en Contra de la Libre expresión, Explica el Centro de Criminologia Penitenciaria y Ciencias Politicas En RD

Spread the love
Esta situación de Anthony Santos es la luz que viene a ser la oportunidad perfecta para que se derogue una Ley que por demás se circunscribe dentro de la inconstitucionalidad, ya que en ningún país civilizado se controla el pensamiento político, así como se respeta la libertad de credo en todo estado de causa.
Resulta que la constitución defiende la libertad de difusión del pensamiento y siempre lo sustantivo debe primar sobre lo adjetivo.Si analizamos  que la Ley 58-80 de 1962 establece claramente que «Toda persona que alabe o exalte a los Trujillo o su régimen tiránico, en alta voz, o por medio de gritos, discursos, escritos públicos o epistolares, dibujos, impresos, grabados, pinturas o emblemas se considerará y juzgará como autor de delito contra la paz y la seguridad publicas y será castigada con prisión de diez días a un año o multa de diez a quinientos pesos or0 o con ambas penas a la vez», (artículo 1). . Evidentemente estariamos sometiendo a una persona por exaltar el pensamiento politico de un personaje extinto fisicamente hace medio siglo y seria asumir que un difunto es capaz  de alterar la paz  y la seguridad publica de toda una Nacion, cosa que nadie con dos dedos en la frente puede concebir, debido a que  llega a lo mas absurdo  que puede pensar la imaginacion humana.

Hoy se puede decir que esa Ley es inconstitucional en todas sus partes, pues la violacion de un derecho de esa magnitud no se puede legitimar con una Ley que sólo irradia repudio y resentimiento a una etapa de la historia dominicana contemporánea.
Demás esta decir que no  voy en pro de ninguna forma de gobierno que coarte la libertad de expresión, pensamiento, tránsito ni de derecho de índole alguna. Al contrario, me considero un democrata a ultranza porque la democracia es  el unico camino viable para vivir libremente y nunca apoyare bajo ningun concepto algun abuso por minimo que sea, por lo que  en este caso pienso que se puede estar abusando de un derecho.Mientras que en el país un sector beneficiado por la dictadura en su momento y, otro maltratado por esa forma de gobierno que lo sufrió en cuerpo y alma, no superen su repudio por esa etapa histórica de la República, se mantendrá vivo y latente el recuerdo de Rafael Leonidas Trujillo Molina porque no hay cosa que atraiga  más a las personas que lo prohibido.

 

Pienso que debemos pasar la hoja ya y asumir que hay libertad de pensamiento y no convertirnos en reproductores de esa funesta práctica de Trujillo de coartar la libertad de pensar de sus conciudadanos. No debemos ser un reflejo de lo que atacamos con tanta vehemencia.

 

No sucede lo mismo en Chile donde se puede hablar de Pinochet, en España donde se puede sacar incluso en las ventanas de las casas una bandera del caudillo Francisco Franco y su República, en Venezuela de Vicente Gómez, en Argentina con Perón, en Rumania con Nicolae Ceausescu, en Yugoslavia con Josip Broz (Tito), y otros pueblos más que con los años han logrado superar el trauma histórico de sus respectivos tiranos y ya hoy pueden contar los sucesos sin odio y resentimiento, sólo como cosas que pasaron sin ningún sesgo en su narración.

 

Quizás fui el primero la noche del Soberano que no pasando un minuto del comentario inapropiado de Anthony Santos,  puso en su Facebook y Twitter lo siguiente: jurídicamente, si consideramos que la Ley Antitrujilista esta vigente, se le podría Anthony Santos someter por promover el antitrujillismo?

 

Se hace necesario ser imparciales y tener una panorámica global del tema porque a Trujillo se debe estudiar partiendo de todas sus facetas como hombre y politico de su tiempo, ya que sólo estudiamos al Trujillo asesino, saqueador, violador de derechos, malversador y otras cosas más, pero damos la espalda a estudiar el caso completo y ver el Trujillo nacionalista, constructor, saneador de la economía dominicana, el organizador de nuestro país, etc.

 

No podemos ignorar que cuando llegamos a un lugar desorganizado cualquiera, cuando alguien dice la expresión » aquí falta el Jefe» se ha popularizado esa frase precisamente porque fue sinónimo de Organización publica de la vida nacional. Sin embargo, reconozco que siempre lo negativo le despoja las luces a lo positivo, pero me hago la pregunta:

 

¿ En 31 años fue más lo negativo que lo positivo? Nunca me la responderé es un tema muy complejo y de los más profundos debates.

 

Si este cantante es apresado por esas expresiones trujillistas será un sometido por delitos políticos pero nunca por la violación de una ley amparada en la libertad de pensamiento y expresión. Ahora bien, que el escenario y la noche de gala no era la más idónea para que un cantante que se caracteriza por esos comentarios inapropiados haga uso de ellos, pues contábamos con invitados internacionales y dicho premio es visto fuera del país. Ademas de que Acroarte pretende internacionalizar y colocar dicho evento como un referente del arte dominicano.

 

Finalmente, insisto, lo adjetivo nunca debe estar por encima de lo sustantivo en materia derecho constitucional y por otro lado, la historia no es como se quiere, es lo que es,  queriéndolo o no, Trujillo es parte de nuestra historia y nuestros hijos tienen derecho a conocer las dos campanas de la misma y que ellos emitan su propio juicio, ya que la historia emitio el suyo sobre Trujillo,  no la mutilemos.
Geovanny Vicente Romero
Abogado y Politologo.
@geovannyvicentr

 

Facebook Comments Box

Notimundo

Instituto Dominicano De Periodismo (IDP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.