Maduro acepta «testigo de buena fe» para mediar en Venezuela

Spread the love

CARACAS, Venezuela. – El presidente Nicolás Maduro aceptó una recomendación de una comisión de cancilleres de la Unasur para designar un «testigo de buena fe» que se encargue de facilitar los diálogos entre el gobierno y la oposición, se informó el jueves.

El anuncio fue formulado en un comunicado final que acordó una comisión de los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas que fue difundido por el organismo regional.

No se ofrecieron detalles sobre cómo se designará este testigo de buena fe ni si será nacional o extranjero.

En el comunicado, la comisión reconoce «la disposición al diálogo de todos los sectores, los cuales manifestaron la necesidad de moderar el lenguaje, generando así un ambiente pacífico que favorezca las conversaciones entre el Gobierno y los distintos actores políticos, económicos y sociales del país».

Llaman a deponer acciones violentas y reciben denuncias de violaciones 

Los cancilleres hicieron un llamado a las partes a deponer todas las acciones violentas, y se comprometieron a dar continuidad al proceso en los próximos días en las reuniones de la comisión.

Durante la jornada, el vicepresidente Jorge Arreaza anunció que Maduro aceptó por sugerencia de la comisión de cancilleres de la Unasur crear un consejo de derechos humanos «que dependa directamente del Ejecutivo nacional».

«El presidente, en diálogo con la canciller (colombiana) María Angela Holguín de Colombia… inmediatamente aceptó esa sugerencia, como aceptó otras», comentó Arreaza a la televisora estatal.

Según el vicepresidente, se recibirán allí las denuncias de presuntas violaciones a los derechos humanos. El organismo estaría integrado por representantes comunales, organizaciones no gubernamentales y otros organismos del sector.

El Foro Penal Venezolano, una reconocida organización no gubernamental, solicitó a los cancilleres de la Unasur la constitución de una «Comisión de la Verdad» integrada por todos los sectores políticos y sociales, así como por personalidades internacionales para investigar las recientes denuncias de violaciones a los derechos humanos, anunció el jueves Gonzalo Himiob, uno de los representantes de esa organización.

Himiob dijo a la prensa que el Foro entregó a los cancilleres un informe con 59 denuncias de casos de torturas y 1.919 detenciones, algunos de los cuales afirmaron haber sido víctimas de maltratos y tratos «crueles» cuando fueron arrestados por militares y policías. Solo 86 de los detenidos permanecen recluidos en centros carcelarios con procesos judiciales.

La delegación de cancilleres de la Unasur -integrada por 12 países de la región- visitó Caracas martes y miércoles para interiorizarse sobre la situación política y social en el país.

La comisión logró reunirse con casi todos los actores políticos venezolanos, desde Maduro hasta líderes opositores, pasando por personalidades religiosas y estudiantes, un sector radicalizado que inicialmente se negó a cualquier diálogo con el gobierno.

Desde Colombia, el presidente Juan Manuel Santos indicó el jueves que se creó un grupo de tres cancilleres de Unasur -a quienes no identificó- para que dé seguimiento a un diálogo entre el oficialismo y la oposición.

«A todos nos interesa que la situación en Venezuela mejore, a todos nos duele Venezuela y queremos que esa situación se normalice», dijo Santos. «La oposición tenía una serie de condiciones para que ese diálogo se diera, aparentemente el gobierno (de Maduro) anoche aceptó» esas condiciones, agregó.

Posteriormente, la canciller Holguín aseguró que será el gobierno de Venezuela quien decidirá qué países serán esos. «Estamos todos a la disposición», dijo la funcionaria.

Al hablar sobre las acciones que cumplieron los ministros suramericanos, el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño dijo en la víspera que buscaron «favorecer las condiciones para que todos contribuyan al diálogo político en Venezuela y se disminuya el nivel de conflictividad… y se detenga totalmente la violencia y las muertes que se han producido en este país».

«No hemos querido convertirnos en jueces, porque es imposible que Unasur se convierta en juez. Hemos venido acá a respaldar un régimen democrático, pero también a escuchar aquellas personas u organizaciones políticas y sociales que tienen diferencias con el gobierno», agregó Patiño en un comunicado que difundió la cancillería ecuatoriana.

Además de Holguín y Patiño, entre los cancilleres que viajaron a Venezuela estuvieron el argentino Héctor Timerman, el boliviano David Choquehuanca, el uruguayo Luis Almagro y el brasileño Luiz Alberto Figueiredo.

La visita había sido acordada a mediados de mes por la Unasur, que expresó su preocupación por la situación en Venezuela donde las protestas de las últimas semanas han dejado al menos 32 muertos.

Desde febrero, Venezuela se ha visto sacudida por las protestas de universitarios y opositores, esencialmente de clase media, contra la galopante inflación -que alcanzó en febrero una tasa anualizada de 57,3%_, el desabasto y un alto índice de delincuencia.

Maduro afirma que las manifestaciones son parte de un plan de la oposición para promover un golpe de Estado en coordinación con grupos estadounidenses. Los opositores refutan esas acusaciones.

 

 

 

 

 

 

Publicado por Juan Jose Ureña Breton

Facebook Comments Box

Notimundo

Instituto Dominicano De Periodismo (IDP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *