Medidas Haití contra República Dominicana pueden convertirse en un bumerán (análisis EFE)

Spread the love

Santo Domingo, 25 sep (EFE/Marta Florián).- Aunque es el país más pobre de América y su economía no termina de arrancar, Haití parece decidido a mantener su eterno tira y afloja en materia comercial con República Dominicana, aunque sean los haitianos los más perjudicados por medidas como el reciente veto a algunos productos dominicanos.

De manera unilateral y sin previo aviso, el Gobierno de Michel Martelly anunció la semana pasada que a partir del 1 de octubre estará prohibida la entrada por tierra de 23 productos dominicanos, y ya surgieron voces que advierten del riesgo de una crisis alimentaria y un encarecimiento de precios en Haití.

La lista de nuevos productos vetados incluye harina de trigo, mantequilla, manteca, agua potable y aceite comestible, además de jabón, detergente en polvo, detergente líquido o en espuma, cemento gris, pintura y productos para carrocería de vehículos y herramientas para la construcción.

Se suman a los huevos y los pollos, que desde hace años están sujetos a medidas similares.

El rechazo a esta decisión del segundo socio comercial de República Dominicana ha unido al empresariado y la clase política local.

Algunos sectores consideran la medida del Gobierno de Martelly como un “chantaje” y otros, los más nacionalistas, piden romper relaciones con Haití, que, además, mantiene interminables diferencias por asuntos migratorios con esta nación.

El Gobierno de Danilo Medina llamó a consultas a su embajador en Haití, Rubén Silié, y la Cancillería del país advirtió que no descarta la ejecución de “otras medidas diplomáticas”, como forma de rechazar la prohibición anunciada por Haití.

En un documento emitido el pasado 16 de septiembre, un día después del anuncio haitiano, el Gobierno dominicano aseguró que las medidas restrictivas del comercio violan acuerdos bilaterales como el firmado el 10 de julio de 2014.

A falta de una comunicación formal por parte del Gobierno haitiano, el canciller de Haití, Lener Renauld, defendió el pasado lunes, a través de Twitter, la decisión de su país y subrayó que el deber de las autoridades locales es “proteger” a sus ciudadanos.

A la vez, precisó, que a los productos en cuestión no se les prohibió el ingreso, sino que se cambió de ruta.

Sobre el particular se han pronunciado organismos como la Unión Europea (UE), cuyo representante en la República Dominicana, Alberto Navarro, consideró “muy mala” la medida y subrayó que los más perjudicados serán los más desfavorecidos.

Según evaluaciones del departamento comercial de la representación de la UE en el país, la medida haitiana llevará a un encarecimiento de los productos de alrededor de un 40 %.

Mientras que Lorenzo Jiménez de Luis, coordinador residente de la Naciones Unidas en la República Dominicana, destacó la necesidad de que ambos países “habiliten mecanismos” que favorezcan el diálogo.

Unos mecanismos, dijo, que pasan por “hablar, por sentarse a la mesa y entenderse”.

El presidente de la Asociación Dominicana de Exportadores (Adoexpo), Sadala Khoury, alertó esta semana de una posible crisis alimentaria en Haití si ese país no levanta la prohibición a los productos dominicanos por vía terrestre.

De acuerdo con Khoury, en las próximas semanas Haití sufrirá una crisis alimentaria “de gran escala” y un desabastecimiento de agua potable si continúan las restricciones de productos dominicano.

A su vez, señaló que la misma podría generar pérdidas por unos 500 millones de dólares para los exportadores dominicanos.

Los últimos datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) precisan que la República Dominicana exportó mercancías a Haití por un monto de 527,36 millones de dólares durante los primeros seis meses del año.

El organismo señaló que 467,86 millones de dólares de esa cifra, el 88,72 %, correspondieron a exportaciones transportadas por carretera, la principal vía para el traslado de mercancías entre ambos países fronterizos.

La veda comercial se suma a la crisis bilateral generada después de que concluyera el pasado junio el Plan dominicano de Regularización para Extranjeros, que afectó en su mayoría a inmigrantes haitianos. EFE

Facebook Comments Box

Notimundo

Instituto Dominicano De Periodismo (IDP)