Rebote del gato muerto (I de II)

Spread the love

Irlanda sale del rescate. Irlanda todavía tiene un déficit grande y su mercado inmobiliario está aún 50% por debajo de su pico.

Después de cinco años de rigurosa austeridad, las cosas finalmente parecen estar mejorando para la economía de los Tigres Célticos. El 15 de diciembre, Irlanda será la primera nación de la eurozona en dejar su paquete de rescate de €67.5 mil millones ($90.9 mil millones) provisto por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional en el 2010. «Habremos salido del programa e Irlanda habrá recuperado su cartera» comentó Michael Noonan, el Ministro de Finanzas irlandés.

A simple vista parecería que «la suerte del irlandés» ha regresado. Pero las primeras impresiones con frecuencia pueden ser engañosas: Irlanda está casi tan lejos como siempre de haber recuperado su salud económica. Como señalamos en un artículo la semana pasada, la limpieza de sus bancos «pesará fuertemente en el resto de la economía irlandesa -y sobre sus políticas- durante años». En el curso de rescatar a sus bancos, su deuda nacional se incrementó de solo 25% del PIB a más de 123%. Algunos pronósticos todavía predicen que podría aumentar tanto como 140% antes de estabilizarse. Y después de rechazar en noviembre la posibilidad de un línea de crédito de €10 mil millones, Irlanda tendrá que encontrar el dinero por sí misma para financiar el déficit previsto de 7.3% del PIB este año, el tercero más alto de la eurozona después de lugares como Grecia y España.

Actualmente la situación de Irlanda todavía es peligrosa. Todavía tiene un déficit grande y su mercado inmobiliario está aún 50% por debajo de su pico. Solo la emigración masiva en los últimos cinco años ha evitado que la cifra de desempleo se eleve por encima del 20%; la disminución continuada del desempleo este año parece ser ocasionada por un incremento de la emigración juvenil más que el regreso a la salud económica. La emigración parecería ser una política gubernamental para disminuir las cifras de desempleo. Vallas publicitarias colocadas en toda Irlanda estimulan a la juventud a aplicar por visas para emigrar a los Estados Unidos, y en el distrito comercial principal de Dublín han surgido «tiendas» de emigración para ayudar a las personas a encontrar trabajo y completar el papeleo para dejar el país. Las autoridades de la asistencia social de Irlanda hasta han empezado a enviar cartas a los desempleados, diciéndoles que abandonen el país para encontrar trabajo.

Pero la situación de Irlanda sería mucho peor si no fuese por la asistencia de la Unión Europea y de sus vecinos. Por ejemplo, Irlanda tendría una deuda mucho mayor si el Ulster Bank, su tercer prestamista más grande, no hubiese sido rescatado por los contribuyentes británicos a través del apoyo que le dieron al Royal Bank of Scotland.

Irlanda es todavía vulnerable a cualquier recesión en Gran Bretaña o Europa porque la mayor parte de su comercio se realiza con ellos. Algunos economistas del Banco Central de Irlanda en privado se preocupan de que las pocas señales de recuperación de la economía irlandesa en estos momentos se deban a efectos indirectos de la recuperación británica en lugar de una mejoría de la economía irlandesa. Otros vientos en contra de sus vecinos también les golpearán en los próximos años. Los esfuerzos británicos por hacer a Irlanda del Norte más competitiva, le colocarán a sus puertas a un competidor de menor costo y podría atraer inversión extranjera lejos del resto de Irlanda. Y cualquier cosa que provoque una estampida de las empresas multinacionales en Irlanda, que actualmente generan 20% del PIB de Irlanda, crearía caos. En resumen, un impacto externo grande sobre la economía podría fácilmente hacer que su enorme pila de deuda le caiga encima.

 

 

 

Publicado por Juan Jose Ureña Breton

Facebook Comments Box

Notimundo

Instituto Dominicano De Periodismo (IDP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.