Un taxista dominicano mata pareja judía, hiere colega y huye de la escena con una acompañante

Spread the love

NUEVA YORK._ Un taxista dominicano identificado como Pedro Núñez de la Cruz de 32 años de edad, mató a una pareja judía ortodoxa que viajaban en otro taxi, un Toyota Camry por la avenida Kent en Brooklyn hacia el hospital universitario de Long Island, porque ella estaba sintiendo dolores prematuros del embarazo. El taxista de la Cruz huyó de la escena dejando abandonados los cadáveres de las víctimas, el del esposo en el interior del taxi impactado y debajo de un remolcador de tractor, donde cayó el cuerpo de la mujer.

Ella tenía siete meses de embarazo y la criatura sobrevivió pero está en estado crítico en la sala de cuidados intensivos del hospital Bellevue, donde se le practicó una cesárea a la madre.

Las víctimas son Nachman y Raizel Glauber, ambos de 21 años de edad. El chofer dominicano conducía su taxi BMW Sedan 2010 color gris. El vehículo quedó totalmente destrozado en la parte delantera.

El accidente sucedió a las 12:30 de la madrugada de ayer domingo y los cadáveres del matrimonio judío ortodoxo fueron sepultados en la tarde, como establece su religión.

La pareja había llamado a una base de taxi pidiendo que la transportaran al hospital universitario de Long Island, según relató una prima de la difunta.

Los esposos fueron recogidos por un taxista a bordo de un Toyota Camry 2008 en el que como es reglamentario al ser un taxi, los pasajeros viajaban en el asiento trasero. La policía dijo que cuando se dirigían hacia el Oeste de la calle Wilson, el BMW manejado por Núñez de la Cruz, se les estrelló por detrás.

Los investigadores explicaron que el taxista dominicano conducía con exceso de velocidad. La pareja se había casado en enero del 2011 y estaban muy felices de comenzar una familia.

Se informó extra oficialmente que el taxista que transportaba a los judíos, frenó respetando una señal de «Pare» a la altura de la avenida Kent y fue entonces cuando de la Cruz los chocó.

El impacto fue tan fuerte que el cuerpo de la señora Raizel cayó en la calle y debajo de un remolque de tractor.

Los rescatistas que llegaron a la escena tuvieron que cortar el techo del Toyota Camry para poder sacar el cadáver del esposo y del taxista que lo manejaba.

La madre murió en el hospital Bellevue de Manhattan, donde los médicos lograron sacar al bebé con la cesárea, pero no pudieron salvarla a ella. Se espera que la criatura sobreviva.

El marido fue ingresado en el hospital Beth Israel donde fue declarado muerto. El chofer del taxi en el que viajaban las víctimas fue internado también en el hospital Bellevue con contusiones en el pecho, pero fue tratado y dado de alta.

El taxista dominicano fue acusado de abandonar la escena y huir a pie junto a una pasajera que transportaba. La secta Setmar a la que pertenecían las víctimas, está ofreciendo una recompensa por información sobre el taxista dominicano. La esposa del chofer criollo, que ha procreado tres hijos con él y espera otro, Yesenia Perdomo dijo que su esposo estaba siendo buscado por las autoridades.

«Da la cara», le pidió ella a su marido.

Se dijo que la solicitud sometida por de la Cruz a la Comisión de Taxis y Limosinas (TLC) para ser autorizado a manejar un taxi está pendiente de aprobación. El carro que manejaba no estaba autorizado para ser enviado a recoger pasajeros.

El portavoz de la TLC se negó a comentar la situación después de hablar con los investigadores.

El activista Fernando Mateo, vocero de la Federación de Taxistas del Estado de Nueva York, salió en su defensa diciendo que es un piloto experimentado y que está seguro que de la Cruz estaba haciendo lo mejor que pudo para evitar el choque.

Mateo no reveló el tiempo que tiene de la Cruz como chofer de taxi ni a cual base está afiliado. Se está ofreciendo una recompensa por su ubicación. El activista tampoco dijo si gestionará la entrega del chofer dominicano a la policía.

El BMW no es de su propiedad y está registrado a nombre de Takia Walker de 29 años de edad y residente en El Bronx, pero la dueña no quiso hacer comentarios acerca de la tragedia.

Los investigadores no creen que ella era la pasajera que acompañaba a de la Cruz en el momento del accidente, después de ser interrogada por la policía.

Cientos de judíos ortodoxos y residentes en el área en la que residía la pareja participaron en el funeral.

El padre de la señora Glauber, Itzjak Silbertein dijo en el velatorio que «Dios me está castigando por mis pecados y me ha quitado a mi hija. Nadie sabe cómo pudo suceder esto».

 

Facebook Comments Box

Notimundo

Instituto Dominicano De Periodismo (IDP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.